¡Hola disfrutones! La escapada de esta semana tiene un claro motivo familiar: Celebramos el cumpleaños de los padres de Jose. Ambos son segovianos, de hecho él siempre presume de tener “4 abuelos segovianos”, así que, qué mejor sitio para celebrarlo que en la provincia de Segovia, concretamente en Sepúlveda. SEPÚLVEDA es uno de los pueblos más bonitos de España y además con mucha historia, cultura y tradición por detrás.

Desde la Edad de Bronce ha estado poblada esta zona. De hecho su nombre viene de la aldea romana que había por entonces: estaba rodeada de murallas y tenía 7 puertas, en latín “septem publica”. He ahí el nombre de Sepúlveda… interesante verdad?

Os recomendamos dejar el coche antes de entrar en el pueblo; luego dentro es difícil aparcarlo. Y comenzar la ruta en la Plaza de España. Allí está uno de los edificios más representativos del pueblo, el castillo y adosado a él, una casa nobiliaria del siglo XVI. Fijaos que en la parte de arriba del escudo aparecen siete llaves, las de las siete puertas! Después de muchos años de control árabe del pueblo, después de una feroz batalla entre el Conde Fernán González y el alcalde de la ciudad, Abu Baad, el pueblo paso a manos cristianas. Por cierto, no dudéis en visitar la Casa del Moro. Ahí vivía Abu Baad y se aprecia en la fachada su final: fue decapitado por el Conde, una vez perdió la batalla. Glups… Otro famoso momento histórico de Sepúlveda fue la redacción de sus fueros. Después de la reconquista cristiana de esta zona, se quiso repoblar de gentes venidas del norte para que los árabes no tuvieran la tentación de volver a tomar estas tierras. Como era una zona árida, con inviernos muy duros, para incentivar a los nuevos pobladores a venir aquí, los fueros dieron muchas facilidades para vivir aquí: exención de impuestos, beneficios fiscales y judiciales… vamos, todo un paraíso fiscal de la época!

Debéis visitar la prisión del concejo, hoy Oficina de Turismo. Tomamos un descanso entre tanta historia en el Asador El Panadero. Es famoso por sus bollos preñaos, unos panecillos rellenos de chorizo, riquísimos!

Con renovadas energías subimos la cuesta que lleva al Santuario de la Virgen de la Peña. El paseo es muy bonito, siempre teniendo al lado la antigua muralla y con unas vistas espectaculares de esa Castilla llana y dura. La Virgen de la Peña es una iglesia medieval del siglo XII muy bonita, especialmente su portada, única en su género. Al salir de la iglesia, rodeadla y disfrutar del paisaje de las Hoces del río Duratón. Es Parque Natural y os recomendamos visitar la ermita de San Frutos y ver los numerosos buitres que hay por la zona. En la llanura de enfrente hubo una batalla muy importante en la Guerra de la Independencia contra los franceses. De hecho es famosa porque fue la única en la que participó la Guardia Imperial de Napoleón. Y perdieron… También os sorprenderán las numerosas cuevas que hay por la zona. En una de ellas hay pinturas de la Edad de Bronce. y se dice que en una de estas cuevas se escondía El Empecinado, el que entonces era un brillante jefe de guerrillas. Si tenéis oportunidad, leed más sobre la vida de El Empecinado. Es increíble cómo un héroe como él, que peleó duro para sacar a los invasores de nuestro país, luego se viera envuelto en un lío político y el entonces rey, infausto rey, Fernando VII, acabara ahorcándole. De locos lo de este país…

Después de tanta visita y tanta cultura, habrá que ir a celebrar el cumpleaños, no? Pues cogimos los coches y condujimos durante apenas 15 minutos hasta llegar a Castilnovo, en Villafranca del Condado. ¿Por qué allí? porque es en este pequeño pueblo castellano donde nació el padre de Jose y tiene un secreto guardado: El Asador David. Son casi de la familia, pero ya no solo por eso, sino por la calidad de su cordero asado. Los corderos son todos I.G.P “cordero lechal Churro de Castilla y León”, tiene un buen horno de leña y sobre todo, cuida mucho el producto y el tiempo de elaboración. Os recomendamos que siempre reservéis antes y que seáis puntuales. Así David, el dueño, tendrá el cordero en su punto para cuando os sentéis en la mesa. Allí disfrutamos de una estupenda comida con la familia y algunos buenos amigos, y por supuesto con un buen vino Arzuaga y terminando con un típico postre segoviano, el ponche. La madre de Jose os cuenta los ingredientes en el video…

Terminamos el día dando una vuelta por el pueblo, viendo la iglesia medieval, las heras… y corriendo de vuelta a casa a echar una buena siesta!

Nada más, esperamos que os haya gustado el post y por supuesto no os perdáis el video. Si os gustó, seguro que éste otro que hicimos sobre la Sierra de Ayllón también os va a sorprender.

Nos encantaría que os SUSCRIBIERAIS en el canal.

No olvideis seguirnos en NUESTRAS OTRAS REDES SOCIALES, donde colgamos información cada día: Facebook: https://www.facebook.com/viajandoanuestroaire

Twitter: https://twitter.com/viajandoaire

Instagram: https://www.instagram.com/viajando_a_nuestroaire

Google+: https://goo.gl/ubyAyf

No olvides compartir el video si te ha gustado.

¡Hagamos la Comunidad VNA más grande!

¡Hasta la próxima semana!

 

© Viajando a Nuestro Aire