¡Hola disfrutones!

Esta vez nos escapamos a VALLS. Valls es la capital del Alt Camp, una importante región en el interior de Tarragona.

Lo primero que nos llamó la atención de su bonito casco histórico fue la curiosa mezcla de edificios modernistas con medievales. Qué bonita la calle La Cort, peatonal y con mucha vidilla. Todas sus casas tienen muchísima personalidad, recomendamos un paseíto a primera hora de la mañana, sobre todo si es un día laborable, para que veáis que la vida de Valls comienza aquí.

En seguida nos dirigimos al “cuartel general” de la colla de castellers más antigua del mundo: la Colla Vella dels Xiquets de Valls. Allí nos atendió su Presidente, Albert Pedret. Albert, simpatiquísimo, nos dio todo un paseo por la historia de su colla y, por ende, de la cultura de los castellers.

Aprendimos que comenzaron ya a primeros del siglo XIX a hacer estos castillos humanos, cuando ni siquiera se llamaba “castellers”; se les llamaba “los xiquets de Valls”, para que veáis que el germen de todo esta cultura está aquí.

Actualmente tienen collas en muchas otras zonas de Catalunya, así como en otros lugares más curiosos como en Madrid, París, Montreal, Chile, o incluso en China!

Nos explicó los diferentes tipos de castellers que hay, enfatizando en el mítico “4 de 9”. 9 pisos de 4 personas cada uno. Espectacular. Sobre todo cuando ves como esos pequeños niños escalan el castillo y, sin ningún miedo (y mucho menos vértigo…) llegan hasta arriba, levantan la mano, y sin ningún nervio (aparente), bajan lo que han subido.

También nos contó Albert que se trata de una pasión que se transmite de padres a hijos. Es más, normalmente cuando un bebé nace, ya pertenece a la colla. Es mucho más que hacer castillos entre personas. Es una actividad en la que se transmiten valores muy importantes como el compañerismo, la solidaridad, el esfuerzo, la pasión por la tierra. Nos encantó en definitiva aprender un poco más sobre este mundo de los castellers. Es más, tomamos la palabra de Albert y volveremos algún día. Y si nos dejaran formar parte activa ya sería… lo más!!!

Ya era hora de comer. Nos dirigimos hacia el restaurante La Masía del Pla. Aunque tienen todo tipo de comida mediterránea, están especializados en recetas catalanas, y sobre todo, en los famosos calçots. Marc, uno de los dueños, nos contó un montón de curiosidades sobre este plato tan característico.

Lo primero que, a no ser que sea congelado, el calçot tiene un periodo muy concreto: de Noviembre a Abril.

Lo segundo, la famosa salsa con la que se acompaña el calçot. Nada de “salsa romesco”, no!!! El calçot tiene su propia salsa!!! Es parecida a la romesco, en efecto, pero sin pan y sin tanto vinagre. Apuntado queda, Marc!

Pues claro, había que probarlos. Previamente nos hicimos unos panes con tomate y ajo, unas alcachofas rellenas, una butifarra con mongetas, y tomamos de segundo una teja para compartir. Marc nos dijo que se suele pedir una teja para cada uno, qué barbaridad! Aunque luego es cierto que los calçots tienen poquita cosa y están tan ricos que se comen como pipas. Igual sí nos habríamos comido una segunda teja, mira tú…

Por cierto, que se supone que hay que comer los calçots con porrón de vino!!! Bufff… demasiado difícil, aunque con un poco de entrenamiento…

Después de semejante comida había que dar un paseíto por el campo. Y decidimos ir andando a ver a Kiko. Kiko es dueño y trabajador de varias fincas de calçots. Con él retrocedimos al principio, al origen de la materia prima. Fue fantástico porque, en la época que fuimos, vimos los calçots en su máximo esplendor, bien grandes y blanquitos. Nos explicó que el nombre viene de “calzarlos”. A medida que los brotes de la cebolla blanca van saliendo, les van cubriendo de tierra (calzando). ¿Para qué? para que crezcan más altos y para que no les dé el sol y mantengan ese color blanco y esa textura tan suave y dulce. Curioso, eh?

Para terminar, Kiko nos contó ese dicho de que en Valls hay que alzar la cabeza tres veces… ¿sabéis porqué?

Una vez para ver el campanario de la Iglesia de San Juan, ya que es el más alto de Catalunya. Otra vez para ver a los castellers. Y la tercera vez para comer los calçots, bueno eh?

Nada más, esperamos que os haya gustado el post y por supuesto no os perdáis el video. Si os gustó, seguro que este otro que hicimos sobre Montblanc también os va a sorprender.

Nos encantaría que os SUSCRIBIERAIS en el canal.

No olvideis seguirnos en NUESTRAS OTRAS REDES SOCIALES, donde colgamos información cada día: Facebook: https://www.facebook.com/viajandoanuestroaire

Twitter: https://twitter.com/viajandoaire

Instagram: https://www.instagram.com/viajando_a_nuestroaire

Google+: https://goo.gl/ubyAyf

No olvides compartir el video si te ha gustado.

¡Hagamos la Comunidad VNA más grande!

¡Hasta la próxima semana!

 

© Viajando a Nuestro Aire